¿Deseas a mi mujer?

Hace dos años , Cristina, secretaria administrativa casada de cuarenta y un años de edad , estaba a punto de tener relaciones sexuales con Alberto , un hombre que no era su marido . Ella miró fijamente al miembro de Alberto, mientras la medía con la mano. Luego se volvió hacia su marido, que estaba sentado en un rincón mientras les miraba atentamente , y le exclamó: «Es enorme. «

Todo comenzó en 1997, cuando Cristina conoció a su marido Carlos.

Después de casarse , llevaban una vida apasionada y en lo más alto de éxtasis : los dos tenían fantasías sexuales silenciadas acerca de acostarse con otro hombre. En ese momento, Carlos pensaba que no era normal, y lo mantenía en secreto.

Pasaron los años, y Carlos, un día, le confesó a Cristina que le excitaba mucho la idea de verla a ella con otro hombre. De hecho, se masturbaba a diario pensando en ello. Ella reaccionó mal al principio, pero con los años, y poder ver que realmente ello le ponía a mil, ella fue abriéndose a la posibilidad. Ellos hablaron mucho, y finalmente llegaron a un acuerdo que ella no buscaría nada, pero si surgía la posibilidad, se lo plantearía realmente.

Pasaron dos años más y  Cristina comenzó a tener relaciones sexuales con un compañero de trabajo . Cuando le confesó a Carlos el tema, él se sintió » celoso exteriormente y muy excitado  interiormente «, dice . «Una parte de mí deseaba ver. »

Carlos también se preocupaba por la seguridad de su esposa si había decidido acostarse con otros hombres . «Al principio , trataba de asegurarme de que ella no estuviera en peligro . Ahora se trata de que yo esté allí, verlo, sentirlo y disfrutarlo . «

Carlos es un marido+ » – un hombre que deriva su placer sexual de ver a su esposa o novia teniendo sexo con otros hombres. Él asume su papel sin poder , siendo un beta masculino como parte de su fantasía . Cuando le pregunté a Cristina lo que sentía en sus capítulos sexuales , se encogió de hombros y lanzó sus manos en alto mientras diciendo. «Me siento como una puta. Liberada sexualmente» «, dice ella . Carlos lanzó una sonrisa.

Cristina y Carlos (no son sus nombres reales ) publican anuncios en línea donde buscan parejas varones extramatrimoniales para ella.  Después de pasar horas buscando , me encontré con Alberto. Carlos respondió a la solicitud de Alberto en una entrevista, y luego me puso en contacto con ellos.

Carlos , un exjugador de baloncesto de cuarenta y un años de edad, todavía se veía como un jugador – delgado y musculoso , con la cabeza rapada , y pectorales abultados debajo de una camiseta de baloncesto azul celeste . Se ve como la antítesis de un macho beta. Ella, con su rizado pelo negro tirado hacia atrás por una diadema , donde sus ojos reflejan la intensidad de su personalidad ; todo, desde sus pantalones cortos , declaran en la forma en que ella da una calada de humo donde se ejecuta con una franqueza sin complejos .

Me encanta ver su reacción con su pene más grande porque no puedo darle eso a ella. Yo soy realista , y eso es real . »
Él tiene que estar mejor dotado:» No es realista pensar que puedo ser el mejor en todo. Siempre puedo dejar que otro  le puede dar lo que yo no puedo. «, pero añade, el macho alfa consigue que Carlos se sienta pequeño , tanto física como psicológicamente.

La idea de cualquier esposo de querer ver a su esposa tener relaciones sexuales con otro hombre va en contra del matrimonio , la masculinidad , según el patriarcado, de una manera radical.

Carlos , que disfruta de la presentación del pene más grande del corneador y de su  alto deseo sexual por su esposa , dice que su pasividad sexual es más una función en la realidad . Él puede personificar el papel beta masculino , incluso erotizar , porque él sabe que no es inherentemente inferior a los demás hombres .

Con un alto grado de responsabilidad en la vida , el papel beta en  la cama de Carlos también sirve como un refugio de su personalidad competitiva. «Esta es la única área en la vida donde puedo elegir ser sumiso «, explica . » Siempre tengo que ganar y ser el mejor en todo. Nadie puede hacerlo mejor que yo . Si otro chico intenta ser mejor que yo , bueno, me acaba de retar. Esto es en mi vida social, pero en la vida privada necesito ser sumiso con mi mujer. Ella tiene un carácter fuerte e impositivo «fue lo que me enganchó de ella», y me gusta y excita estar a su orden. Ella por otro lado, tiene la doble personalidad. Disfruta siendo autoritaria conmigo, y siendo sumisa de sus amantes.

Carlos mira a su esposa teniendo sexo con sus amantes a veces un poco  lejos de la acción .
«No me siento amenazado por estos chicos «, dice . » Aunque los envidio – Esos cabrones con suerte con ese miembro y  nada me excita más que verla reaccionar ante otra persona con un miembro grande. 

Sus miradas y sonrisas se cruzan. Realmente esta pareja tiene ese Don que muy pocas consiguen tener. Con una mirada, la otra ya sabe lo que piensa. Que envidia de pareja.

Una respuesta a “¿Deseas a mi mujer?”

  1. Un articulo muy bueno para los cornudos que gozamos mas con una esposa adultera que ha encontrado mejor verga y varias clase de placeres con su amante. Ser esposo con rol beta en la pareja es una ricura!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.