Experiencias: Laura. Cómo fué la primera vez

Comparto la primera vez de Laura. (Nombre falso) de Valencia, con 3 hijos, 44 años, y 18 años de casada. Espero sirva a alguna y a alguno a masturbárse seguro.

Nunca quise a otro hombre que no fuera mi marido , pero él tenía  durante mucho tiempo la fantasía de que yo sea un poco puta. Comenzó como un juego de roles en casa y mientras estábamos follando me inventaba historias sobre encuentros imaginarios, sexo en grupo, etc. No era muy consciente de ello hasta el día en que me dí cuenta que cuando yo le hablaba sobre otros hombres, él tenía erecciones muy fuertes. 

Mi marido siempre se había corrido bien, pero empecé a ver que cuando fantaseabamos de esto, él se corria más, e incluso podría repetir.
Mi marido comenzó el proceso de encontrar a alguien para mí. Todavía estaba muy insegura, pero él me aseguró que estaría limpio y sería seguro. Él envió muchos correos electrónicos durante meses con un correo secundario buscando un chico para ir a encontrarnos en un cóctel – que estaba buscando a un hombre muy en forma , educado , exitoso y que yo le gustara.  Una cosa es hablar en la cama sobre los hombres pero otra es hablarlo ya en serio para hacerlo. Durante ese tiempo estuve muy nerviosa.
Finalmente , llegó el día. Mi esposo había quedado con él en una discoteca de gente de nuestra edad. Yo llevaba un top negro elegante pero sexy, unos vaqueros  ajustados y zapatos de tacón negro.  Llegamos primero y conseguimos un lugar en un rincón. Cuando Luis llegó allí , me quedé impresionada. Mi esposo había escogido bien. Luis era alto, musculoso, hombros anchos y fuertes brazos gruesos. Llevaba una camiseta y unos pantalones vaqueros de diseño , junto con las botas. Pelo corto, pero no demasiado corto de pelo castaño , 30 años de edad y unos penetrantes ojos azules que me dejaron hechizada desde el primer momento.


Tomamos 3 o 4 bebidas en la discoteca
, así que entendereis que la conversación fluía bien.  Luis y yo tuvimos una buena química. Bailé en la pista varias veces con mi esposo y con Luis. Disimuladamente me arrimaba a Luis para ver que tal era, y podía intuir que estaba bien equipado.
Al cabo de un par de horas, decidimos que era momento de regresar al hotel donde nos hospedábamos (lo habiamos tramado asi para no dar direcciones personales y estar más en el anonimato). Luis nos siguió hasta allí. Por el camino recuerdo que mi esposo y yo casi no hablábamos. Estábamos muy nerviosos como dos colegiales.

Llegamos al hotel, y yo subí antes. Me daba mucho corte que nos vieran entrar a los tres al hotel. Cuando llegaron a la habitación, yo estaba sentada en el sofá y Luis vino a sentarse junto a mí y puso su mano en mi rodilla. Mientras mi marido sacaba unas cervezas de la nevera y las servíó. Cuando mi esposo nos vió, se sentó en la silla frente a nosotros y nos dio nuestras bebidas. Charlamos un poco de todo y entonces mi marido dijo: » Luis , si deseas darle un beso, no pasa nada . Yo quiero que sea cómodo entre vosotros antes de que yo os deje solos. » Luis se volvió hacia él y dijo:» Carlos , ¿estás bien con todo esto? Asintíó. Estaba nervioso pero emocionado . Luis se giró y me besó apasionadamente. 

Fue como un relámpago atravesando mi cuerpo desde la cabeza a los dedos de los pies y sentí que mi coño se mojaba muy rápidamente. Estaba corriendo sus manos arriba y abajo por la parte interior de mi muslo. Durante el beso, también me tocó las tetas por encima de la ropa, y pudo comprobar que mis pezones se habían puesto duros. Me agaché un poco y comencé a frotar su pene a través de sus pantalones vaqueros. Me gustó la manera en que yo podía sentir crecer su verga bajo mi mano. Yo no estaba muy segura aún de lo grande que era, pero era agradable y gruesa.
Me aparté de nuestro beso, pero seguí frotando su polla. Miré por un momento a mi marido que nos estaba observando muy de cerca y frotando su polla a través de sus pantalones vaqueros. Era nuevo para nosotros dos y me preocupaba que si en realidad lo haciamos, él se asustaría,  pero él parecía estar disfrutando esto tanto como pensaba que lo haría. Yo le pregunté: Carlos, ¿puedo  ver lo que tiene ? » Sonrió muy grande y me dijo: » Laura , ¿por qué no le das una mamada de esas tan ricas que sabes hacer? » » Está bien » , le dije mientras desabroche los pantalones de Luis y los tiré al suelo alrededor de sus tobillos y pude ver el enorme bulto en sus calzoncillos boxer Calvin Klein. Me froté la cara con su pene un poco mientras que yo tenía ambas manos en sus pies para sacerle los pantalones del todo.

» ¡Joder! Recuerdo que exclamé. Esos vaqueros escondían la polla. Era muy grande y mis  dedos apenas podían rodearla a  su alrededor.  Le di un beso mientras acariciaba su pene durante unos minutos antes de ponerme a trabajar. La situación me excitaba mucho. Me arrodillé en el sofá para que Carlos pudiera obtener una buena vista y empecé a lamer todo el líquido preseminal fuera de la enorme polla de Luis. Una vez que había lamido suficientemente la punta de la misma , puse la cabeza en la boca y empecé a chupar y lamer mientras mi mano izquierda acariciaba su pene.

Miré a mi marido cuando tenía esa enorme polla en mi boca y él sacó su pene (que es un tamaño correcto pero nada excepcional) y comenzó a acariciarse a sí mismo poco a poco . Luis comenzó a gemir y yo podía sentir latir su polla en mi boca porque entraba muy apretada . Empecé a lamer su pene de arriba abajo y luego a lamer sus bolas. Los Gemidos de Luis aceleraron y en un minuto se puso las manos en la cabeza. Miré a Carlos, y él me dijo: » Vas a hacer que se corra con esa mamada »
Con la boca llena de polla traté de decir , » uh huh » pero salió como un murmullo , y yo seguía acariciando y chupando tan duro y tan rápido como podía y Luis empezó a temblar y oigo que se corre, » Oh mierda puta, se corre ! pensé , y mientras estoy recibiendo la descarga de su leche Luis se mantiene temblando. Estoy tratando de chupar hasta la última gota de su leche. Con esa enorme polla en mi boca, el semen comienza a escaparse de mi boca manchando mi lápiz labial ya comprometido y cuando estoy segura de que he acabado de sacar toda su leche , me giro sobre mi espalda y juego con el semen en mi boca de cara a mi esposo.
Carlos se levantó y se acercó a nosotros y abrí mi boca para que pudiera ver la carga de leche de Luis , aunque la mitad de ella estaba en mi cara. Él dijo, vaya corrida. Mientras se masturbaba duramente viéndome.
Luis supongo que una vez descargado, su morbo bajó y se vistió. Yo estaba muy encendida. Luis se levantó y se subió los pantalones y miró a Carlos diciéndole . » Definitivamente me gustaría volver a verla.  

Carlos dijo:» Ok, vamos a quedar otro día, si a ella le parece bien. » Yo asentí, ya que no quise tragármelo y tenía la boca llena aún.
La primera parte de la fiesta acabó asi de rápido. Supongo que hice mi trabajo demasiado bien. Me quedé un poco rara de que se fuera, pero tenía alli a mi esposo.

Él me dio la vuelta, y me ordenó que sacara el semen de Luis. 

Lo tiré encima de mi camiseta con cara de vicio. Yo estaba muy caliente.

Me saqué los pantalones y él me folló muy duro. Me corrí super rápido. SUpongo que la situación era extrema. Él me acariciaba las tetas por encima la camiseta, con la camiseta empapada de la corrida de Luis. Me corrí varias veces seguidas. Y me corrí por primera vez con la follada de mi esposo. Nunca antes me había corrido con sólo una follada. Siempre había necesitado unos toquecitos de mis dedos mágicos, pero ese día descubrí  que me corrí con una buena follada llena de morbosidad. Oliamos a leche y eso supongo nos excitaba a los dos.

Mi marido no tardó mucho más en correrse y llenarme de leche por dentro.

La ducha siguiente la recordaré mucho tiempo, porque mi esposo me besó todo el cuerpo lleno de leche, bajo el chorro del agua. Fué muy erótico.

Esa fué la primera vez que un tercero entró en nuestra relación. Y nuestra relación de pareja ganó un 2000% ya que pasamos a ser muy muy fogosos a todas horas, y mi marido se desvive por mi desde ese momento.

Laura.
Valencia.

3 Respuestas a “Experiencias: Laura. Cómo fué la primera vez”

  1. Excitante y morboso… Me ha recordado a nuestra primera experiencia, a diferencia de que fueron ellos sólos, en casa, mientras yo trabajaba y mi mujer me enviaba mensajes…
    Enhorabuena por la experiencia. Muy instructiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.