¿Serías un buen anfitrión?

El origen de la palabra anfitrión, que hoy en día hace referencia a aquella persona que tiene invitado en su casa, nos sumerge en la mitología griega.

Anfitrión, al parecer, fue un importante general tebano del siglo II a.C., casado con una mujer muy bella llamada Alcmena. Tal era su belleza que el mismo Zeus se enamoró de ella. En una de las ausencias de nuestro genera por las guerras, Zeus adoptó la apariencia del bueno de Anfitrión y se acostó con una Alcmena convencida de estar gozando con su marido. Tal era el deseo de Zeus que ordenó tres días continuos de noche para alargar su goce. Al final Alcmena quedó embarazada por partida doble, de Zeus (Heracles) y de su marido (Ificles).

El significado de la palabra anfitrión ha llegado a nuestros días como aquel que nos invita a su casa, y a su mesa y nos comparte “todo”…

¿Serías un buen anfitrión?

Una respuesta a “¿Serías un buen anfitrión?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.