¿ Fuente de Salud y Juventud?

 El estado de enamoramiento es beneficioso para la salud, nos ayuda a frenar el envejecimiento, mejora el ánimo, disminuye el estrés y previene enfermedades, entre otras ventajas.
Una esposa+, siente esa nueva sensación de enamoramiento con cada amante. Esas primeras miradas que hacen que la sangre hierva, o que se pongan de punta los pelos cuando sientes su presencia. Esa humedad que creas con los primeros roces, etc.
 El enamoramiento está producido por la feniletilamina, un compuesto orgánico de la familia de las anfetaminas que es la responsable de los cambios físicos que experimentamos cuando nos enamoramos, como ponerse rojo o sentir ‘mariposas en el estómago’. Este compuesto se libera con actos tan simples como un cruce de miradas, un roce o un apretón de manos.
Tanto en la primera fase del enamoramiento, como en las parejas estables de larga duración, el amor tiene notables efectos para la salud. Enamorarse embellece la piel, el cabello y las uñas, gracias al aumento de estrógenos. También previene el envejecimiento prematuro y aumenta la sensación de vitalidad, ya que se libera la hormona de la melatonina: por eso, cuando estamos enamorados no sólo nos vemos mejor, sino que nos ven mejor, nuestra autoestima crece.
Las esposas+ sentimos eso por partida doble. Amamos a nuestros esposos, y eso ya produce hormonas, pero encima con los procesos de selección de nuestros amantes estamos creando raciones extra de sustancias químicas que nos ayudan en nuestro organismo.
Además, según la Dra. Anna Gil, “el amor hace que aumente la norepirefrina, la conocida como ’hormona del estrés’, que afecta asimismo a la atención y el estado de ánimo. Su aumento nos hace estar más atentos y sensibles a la persona que amamos y nos lleva a ‘darnos por completo’ y mimar y cuidar al otro. También nos sentimos más felices, eufóricos e hiperactivos. De esta forma, el amor reduce de forma considerable el estrés y nos hace estar más vitales, además de mejorar nuestro ritmo cardiaco”.
Con el «enamoramiento» también se fortalece nuestro sistema inmunológico, previniéndonos de enfermedades y ayudándonos a una mejor y pronta recuperación. Esto es así gracias a las endorfinas, que aumentan la sensación de bienestar en nuestro cuerpo y nos ayudan a soportar mejor el dolor, ya sea físico o psicológico. Conozco dos casos de mujeres que tenían dolores constantes, y ahora, eso es cosa del pasado. Además, me recalcan que cada vez que inician una nueva relación, sus dolores se reducen considerablemente.
También aumenta la capacidad muscular cuando estamos enamorados, ya que se liberan grasas y azúcares, y se generan más glóbulos rojos que mejoran el transporte de oxígeno por la corriente sanguínea.
Además, los expertos destacan que todos estos efectos y las conductas que desarrollan los enamorados son iguales en todas las partes del mundo. Así lo ha demostrado un estudio desarrollado en 58 culturas diferentes, que indica que en todos los lugares las pautas de las relaciones amorosas son similares. Por ello, la doctora Anna Gil asegura que “parece ser que el amor no entiende de culturas o idiomas”.
Según la doctora, “en la etapa del enamoramiento» o «fascinación por el otro», nuestro cerebro se encarga de hacernos la vida mucha más activa e intensa: por ello, abrirse al amor puede ser un buen remedio para combatir el desánimo”, concluye la Anna Gil.
Cuando apenas conoces a esa persona especial y sientes ese aturdimiento, esas mariposas en el estómago, tu cuerpo está liberando una tempestad de hormonas y químicos beneficiosos para tu salud, como adrenalina, dopamina, oxitocina y vasopresina. Tu corazón se acelera ante el encuentro con la persona amada, bombeando más sangre y permitiendo una mejor oxigenación y nutrición de cada célula de tu cuerpo, y también tu respiración se profundiza. El cerebro, instantáneamente, acciona sectores y permite procesos cognitivos más acelerados, funcionando -de acuerdo al estudio- hasta en 12 áreas diferentes, simultáneamente.
Es una cura natural contra la depresión, o ¿acaso conoceis algún enamorado deprimido? contra la angustia, y es una valiosísima herramienta en la lucha contra enfermedades de todo tipo. El amor y la risa, así, demuestran ser nuestras dos principales armas para sanar nuestro cuerpo. Entonces, ¿qué esperas para enamorarte, ser feliz, y estar más saludable que nunca?

 

 

 

Cuando la gente se encuentra en la fase apasionada del amor, se producen alteraciones significativas en su humor que impactan en su experiencia del dolor. Los sentimientos en este sentido actúan como analgésicos. Hay etapas del amor en que participan diferentes sustancias: hormonas y neurotransmisores como las endorfinas.

 

Las endorfinas son unas substancias bioquímicas analgésicas, segregadas por el cerebro, que desempeñan un papel esencial en el equilibrio entre el tono vital y la depresión. De ellas depende nuestro estado de ánimo. Según un planteamiento científico, el dolor, el miedo y el placer se contrarestan produciendo endorfinas.
Viendo todo lo dicho, la pregunta que me hacen es «¿pero tu te enamoras de tus amantes?»
Evidentemente no. Es decir, me explico. Posiblemente quieras con locura a tu marido, pero esas sensaciones de las que hablamos se pierden con el tiempo. Es normal. No te tortures por ello. Es normal no sentir mariposas en el estómago cuando te coge la mano, a pesar de que las habías sentido años atrás. Por ello, con cada amante, sientes sensaciones nuevas. Fascinación «le llamo yo», y sientes esas mariposas en el estómago. No es amor (o puede ser que si), pero los efectos beneficiosos los tienes en el cuerpo de la manera descrita anteriormente.

 

 
Debo reconocer que hace muchos años que no me resfrío, ni sufro de dolores en la espalda como había sufrido mucho más joven. Y curiosamente, que yo recuerde, es desde que tengo relaciones «extras». Así que , cuidando los peligros adyacentes de las relaciones sexuales con personas nuevas (que debemos prevenir), todo son beneficios. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.